jueves, 20 de noviembre de 2014

PASEANDO ENTRE CASTAÑOS EN EL OTOÑO MÁGICO


            Este pasado fin de semana no me pude resistir a acercarme con los peques a ver el paisaje otoñal del Valle del Ambroz. Los fines de semana de noviembre se celebra una fiesta de interés turístico regional de Extremadura que se denomina el Otoño Mágico y comprende varias actividades en este valle.

            Nosotros básicamente queríamos acercarnos a Hervás, a visitar el pueblo y ver el espectáculo de los diferentes tonos de los árboles en esta época. Así que, tras dos horas desde Badajoz, llegamos a Hervás y aparcamos muy cerca de la oficina de turismo sin problemas. Lo primero fue acercarnos a esta oficina en la que nos explicaron amablemente las zonas del pueblo así como los diferentes museos, aunque con los niños preferimos pasar el día al aire libre.


 

            Tengo que decir que Hervás es un pueblo muy bonito, con rincones preciosos, y que el recorrido por el barrio judío es muy entretenido, aunque si es posible, mejor no llevar carrito de bebé porque hay muchas subidas y bajadas. Nosotros lo llevamos y alguna vez tuvimos que levantarlo para subir escalones. También hay que tener cuidado con los coches ya que las calles son estrechas y hay que estar pendiente de los peques. Hay parques infantiles en los que los niños lo pasarán en grande, al lado de uno de ellos, se encontraban los puestos de las artesanas de Hervás en los que tenían cosas muy originales.
 


            La oferta de restaurantes, mesones, tabernas…es muy amplia, con lo que hay sitios para todos los gustos y para comer de tapas, raciones, menús o a la carta. Nosotros acertamos comiendo en Mesón Casa Luis (calle Subida al Consistorio, 13), un pequeño restaurante con una comida de calidad. Los dos peques comieron un consomé delicioso y una cinta de lomo con patatas fritas muy buena; a mí me encantó un guiso de patatas con setas que pedí de entrante y, de segundo, las carnes a la brasa estaban muy buenas, además de tener unos postres caseros riquísimos. Todo ello no llegó a 80 euros.



            Después de comer fuimos a dar un paseo precioso entre castaños. Cogimos el coche y nos dirigimos al norte del pueblo, dirección valle del Jerte, y aparcamos al lado de la plaza de toros. Allí, al otro lado de la carretera, se inicia una ruta circular de 3 kilómetros andando entre castaños y los niños lo pasaron genial recogiendo castañas y hojas de diferentes colores. No es apta para carritos así que mejor llevar una mochila para el bebé.


            Cerca de la plaza de toros también hay una ermita, que no visitamos, y una zona de merendero (con bancos y mesas de piedra) al lado de una fuente, en la que en un día de sol tiene que ser encantador comer allí.

            Mereció la pena la visita por ver los colores del otoño en los árboles de la zona y conocer el bonito pueblo de Hervás, al que volveremos, en primavera, para disfrutar de alguna de las rutas a pie o en bici que recorren la bonita zona y, en verano, de las piscinas naturales.
            ¿Me recomiendas alguna ruta por la zona?
Información de interés:

Distancia desde Badajoz a Hervás: 204 kms.

Distancia desde Cáceres a Hervás: 116 kms.

Valle del Ambroz: http://visitambroz.com

2 comentarios:

  1. Estuvimos por esta zona hace un par de años para intentar ver la floración de los cerezos. No tuvimos suerte con el tiempo y aún no habían florecido. Tenemos ganas de repetir! Este veranos estuvimos en Mérida, Cáceres y Trujillo y nos encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que Extremadura tiene muchos sitios bonitos para disfrutar tanto de naturaleza como de monumentos... Lo de los cerezos es un espectáculo y las ciudades de las que hablas son preciosas...Seguro que si repites, te gustará! Gracias por el comentario porque así tengo ideas para los próximos viajes!

      Eliminar